Serie – Tengo miedo de divorciarme: Miedo a la soledad – (5/10)

Tiempo de lectura: 3 mins
40 lecturas
Tengo miedo a la soledad

El amor puede mantener unida a una pareja, sorprendentemente, también el miedo a la soledad puede cumplir esa función. Es posible que a estas alturas ya seas completamente consciente de que no quieres estar con tu pareja pero la opción de quedarte sola no está entre tus prioridades.

¿Eres de las que ha optado por seguir mal acompañada?, espero que sea solo mientras aclaras tus emociones. Tampoco debes recriminarte por ello, el miedo a la soledad es una de las principales manifestaciones en medio de la incertidumbre que genera poner fin a una relación de pareja, sobre todo cuando son varios los años que han compartido.

No siempre se trata de huir de la soledad, si lo piensas bien, puede que se trate de huir de ti misma. Te refugias en ese “apoyo” que representa la pareja o en las propias rutinas ya establecidas para desviar la atención de otros asuntos importantes en los que perderías un engañoso equilibrio vital. Entonces, te pregunto de nuevo: ¿Preferirías seguir  mal acompañada que afrontar el miedo a la soledad?, ¡Sigue leyendo!

¿Tengo miedo a la soledad o miedo al divorcio?

Aunque te llame la atención la pregunta no son lo mismo. En el caso del miedo al divorcio hay muchas situaciones de incertidumbre asociadas a las decisiones que se deben tomar. Del otro lado, cuando hablamos de miedo a la soledad, en el marco del fin de la relación de pareja, me refiero específicamente a esa interrogante en la que no sabes responder si aún le quieres o simplemente tienes miedo de volver a estar sola.

Precisamente por ello hago esta distinción, aún cuando hemos hablado anteriormente de los diferentes miedos que se presentan ante la inminente posibilidad de poner fin al vínculo amoroso. Además he mencionado algunos de ellos en las otras entradas de esta serie como el miedo al conflicto, el miedo a asumir errores, el miedo al tsunami emocional y el miedo al fracaso.

Hoy abordo el tema de la soledad porque soy consciente que algunas mujeres continúan vidas insatisfactorias al lado de hombres que ya no aman por el único motivo de no verse en la situación de volver a la soltería. En este punto influyen tus propias percepciones acerca de lo que representa tener una pareja a tu lado, el matrimonio como institución, el rol de la mujer en la sociedad o la familia, y un largo etcétera.

No siempre es un tema de dependencia

La sociedad evoluciona y los estándares sociales van cambiando, anteriormente llegar soltera a los 30 años representaba una alerta. No pocas mujeres vivieron con tensión en medio de señalamientos, juicios y prejuicios. Presiones que en no pocos casos las llevaron a, por qué no decirlo, matrimonios de emergencia para satisfacer a otros.

Afortunadamente en la actualidad (y tú misma puedes comprobarlo observando a mujeres a tu alrededor), las mujeres somos en mayor medida marcadamente independientes. Aprendimos a conciliar la vida familiar y laboral. Ya no estamos tan dispuestas abandonar nuestras metas profesionales y hasta generamos nuestros propios ingresos para valernos por nosotras mismas cuando es necesario.

Por lo que yo evito generalizar en torno a que si tienes miedo al divorcio por aquello de quedarte sola te convierte inmediatamente en una mujer dependiente, insegura y hasta desvalida. Más allá de casos de dependencia, que los hay por supuesto, pienso que el miedo a la soledad debe plantearse desde otras aristas.

Y una de éstas tiene que ver con tu propia capacidad de gestionar las crisis, y una ruptura amorosa lo es. También con la habilidad de dirigir tu vida y gestionar tus emociones. Mucho, mucho más complejo que la visión reduccionista de no saber tomar decisiones por ti misma.

Es que aun tengo miedo a la soledad

Más allá de los estereotipos, el miedo a la soledad es muy frecuente y no sólo las mujeres lo enfrentan. Se podría decir que todos lo hemos sentido en mayor o menor medida. Todos necesitamos de otros porque somos seres sociales por naturaleza.

En ocasiones ni siquiera tiene que ver con la pareja sino en si te sientes bien contigo misma, en tus niveles de autoconocimiento, autoestima, y automotivación, en fin, en tu proyecto de vida: las experiencias pasadas y las expectativas futuras.

Identifiqué mi miedo, ¿Y ahora qué?

Es necesario entonces un diálogo de yo con yo, sincerar varios aspectos de tu vida para poder responder a qué se debe este miedo a la soledad que estás sintiendo. Permítete hoy esa conversación contigo misma, y si necesitas apoyo, orientación y guía para abordar la gestión emocional del miedo a la soledad frente a la separación u otros miedos asociados a la ruptura amorosa, podemos conversar en un espacio privado y de plena confidencialidad.

Contáctame a través del formulario de contacto o directamente a través de mi perfil de Instagram y agenda una cita para tan necesaria conversación.

También puedes obtener algunas recomendaciones para el manejo de la soledad en mi artículo: ¿Cómo afrontar la soledad en medio de la separación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te has suscrito a mi boletín semanal?

Tu privacidad es importante para mí,  utilizo la información
que me proporcionas para ponerse en contacto contigo en relación con contenido y  servicios relevantes para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en vidaliamora.com, consulta nuestra Política de Privacidad.

Mas Posts

Categorías