Serie – Tengo miedo de divorciarme: Miedo a asumir la responsabilidad financiera – (8/10)

Tiempo de lectura: 4 mins
19 lecturas
Miedo a asumir responsabilidad financiera

Uno de los cambios más importantes que aparecen en medio de la ruptura tiene que ver con la situación financiera de la pareja. Bienes, patrimonio, créditos o deudas empiezan a cobrar relevancia a la hora de tomar la decisión de separarte. Más de una mujer posterga decisiones por miedo a asumir la responsabilidad financiera. Ya sea porque nunca ha tomado decisiones seriamente o porque haya preferido delegar esas tareas en el cónyuge. Pero, llega el momento de evaluar por separado las finanzas de cada quien.

Entre las decisiones a nivel legal y las implicaciones de la separación en tus finanzas te sentirás abrumada. Y es que cuando el proceso de disolución empieza tendrás que tomar decisiones y más decisiones: ¿Cómo repartir los bienes matrimoniales?, ¿Venderán la casa?, ¿recibirás pensión o manutención?, ¿Cómo encontrar un abogado acorde a tu bolsillo?; Todas estas cuestiones que tienen que ver más con el dinero que con los sentimientos.

En otro de mis artículos comentaba aspectos básicos para salir del divorcio con el mínimo presupuesto ya que como sabes los divorcios son costosos. Además, guste o no, esas decisiones tendrán una gran repercusión en tu vida posterior.

Hoy quiero acompañarte a darle una mirada a tu economía personal para ponerte en mejor disposición de superar otro de los miedos que se presentan frente al divorcio: el miedo a asumir la responsabilidad financiera.

Pasos para superar el miedo a asumir la responsabilidad financiera, antes y después de la separación:

 

  1. Poniendo atención al dinero:

Durante la convivencia es común compartirse los sueldos y los gastos. En general asumir responsabilidad económica estando casados que soltera. Sin embargo, las finanzas después del divorcio pueden mejorar. Es vital y preciso que lo logren

más allá de los ingresos y los gastos pre divorcio, vas a analizar en conjunto tu situación financiera y no cada elemento por separado. Porque cada elemento te ayudará a responder qué tienes y que debes. Con que puedes contar y con que no.

Ya que la dinámica cambia y no son iguales las necesidades de casada o soltera, tendrás que apegarte a un nuevo presupuesto. Esto incluye identificar tus gastos y reducir los que puedas e involucrarte con las finanzas del hogar. No es fácil, pero es necesario.

  1. Decisiones sobre la vivienda y otros inmuebles:

Piensa si serás capaz de cubrir en el futuro los gastos de la casa antes de decidir qué hacer con ella. Esta es una parte muy complicada del divorcio, ya que generalmente viene acompañada de conflictos. Nadie quiere ser el que le toque salir de la casa familiar.

También es posible que dentro del matrimonio adquiriesen otro tipo de inmuebles. Terrenos, edificios o casas. A veces las personas piensan que, si el documento de propiedad está el nombre de uno de los cónyuges, el otro no es el dueño ni tiene ningún derecho a la propiedad. No es cierto.

Los bienes pertenecen a la comunidad conyugal si se compraron o se pagaron durante su matrimonio (no importa a nombre de quién esté el documento de registro), a menos que se hayan firmado Capitulaciones Matrimoniales.

  1. Las posesiones, ¿Qué es de quién?

Si tu régimen económico matrimonial es el de gananciales, todo lo que obtuvieras de forma conjunta o separadamente durante el matrimonio se considera propiedad de ambos.

Por el contrario, si tu régimen económico matrimonial es el de separación de bienes, pertenecen a cada cónyuge los bienes que tuvieses en el momento de casarte y los que después hayas adquirido por cualquier título.

Normalmente cuando estamos casadas es común optar por cuentas conjuntas que facilitan la gestión de los gastos de la casa y conexos. Esas cuentas deben separarse o disolverse.

Llegar a acuerdos sobre el dinero o activos circulantes disponibles y decidir quién se queda con la cuenta bancaria o decidir cerrarla de forma indefinida. Además, si uno de ustedes posee tarjeta de crédito y extendió una tarjeta extra a la pareja, dicha tarjeta debe cancelarse.

  1. Sustento y manutención de los hijos 

También es importante determinar tu capacidad de ingresos futuros antes de llegar a acuerdos sobre las pensiones. Un indicador de lo que necesitas negociar en este punto es tener claro lo que dejarás de percibir cuando ya no estén juntos.

La pensión alimenticia de los hijos tras el divorcio, es el deber y obligación de tu ex de otorgar una cantidad para la satisfacción de los gastos alimenticios que comporten los hijos hasta la total independencia de los mismos.

El aporte alimentario es una expresión de solidaridad y su espíritu es garantizar que los más vulnerables de la familia tengan la posibilidad de satisfacer sus necesidades básicas. También es un deber que puede ser impuesto, cuando no existe buena disposición de la ex pareja.

  1. Viviendo dentro del presupuesto 

Es el momento de prevenir cualquier deuda que sea innecesaria. Además, un divorcio implica gastos.

Antes de salir corriendo a contratar un abogado asegúrate de conocer los detalles sobre lo que conlleva, y por supuesto, los costos de ello. Esta es en cierta forma la parte estratégica, dónde debes determinar con qué recursos cuentas para vivir, una vez divorciada.

Luego de la separación tus ingresos se van a reducir considerablemente, es mejor prepararte con un presupuesto ahora, en lugar de que te abrumen luego las facturas que no puedas pagar. Como mínimo tendrás que asimilar la idea de saber cuánto dinero dispones en la cuenta y cuáles son las próximas facturas a pagar.

  1. Pensado con inteligencia financiera

Actuando con las decisiones a flor de piel solo te expones a perder el control de tus deudas o que estás crezcan de forma acelerada.

El ahorro siempre es importante, pero lo es más de cara a un proceso de redefinición personal. Esto te ayudará a encontrar soluciones más fáciles a imprevistos financieros.

Contraer un divorcio significa una pérdida segura de dinero. Sin embargo, con una buena administración y organización usted podrá recuperar sus finanzas y volverse económicamente independiente de nuevo.

Tu vida no se acaba si tu matrimonio se rompe. Quizá te asuste la idea, pero este tipo de expectativas y perspectivas define también como vivirás el proceso de separación de cuerpos y de bienes.

Retoma el control de tu vida y finanzas

 

El amor acaba y los gastos se amontonan. Además de buscar salir del divorcio con mínimo presupuesto o considerar la posibilidad de buscar un nuevo trabajo son dos opciones que se presentan. Pero, ¿Cómo saber tomar las decisiones correctas si como vemos, las finanzas antes, durante y después del divorcio son complejas?

 

¿Miedo a asumir la responsabilidad financiera?, aquí mis recomendaciones

Te recomiendo, empezar un proceso de asesorías lo más pronto posible. Pensar antes de actuar, optar por la preparación, el acompañamiento y la visión de un especialista para aprender a gestionar el dinero correctamente y mantener un balance crediticio positivo.

Contáctame a través del formulario de contacto o directamente a través de mi perfil de Instagram y conversemos acerca todas las interrogantes sobre tu situación financiera actual y futura. Caminemos juntas de cara a una nueva versión de ti, en todo sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te has suscrito a mi boletín semanal?

Tu privacidad es importante para mí,  utilizo la información
que me proporcionas para ponerse en contacto contigo en relación con contenido y  servicios relevantes para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en vidaliamora.com, consulta nuestra Política de Privacidad.

Mas Posts

Categorías