¿Qué se siente en una ruptura amorosa?

Tiempo de lectura: 5 mins
47 lecturas
siente una ruptura amorosa

Todas hemos sentido alguna vez romperse el corazón en mil pedazos, por una u otra razón. Lo que se siente en una ruptura amorosa no es muy diferente a cualquier otro duelo. La diferencia es que, en este caso, pierdes al mismo tiempo a tu compañero y también amante. Lo que produce fuertes y contradictorios sentimientos con una carga negativa difícil de manejar.

Es una etapa de estrés agudo que lamentablemente repercute en tu salud física y emocional. Muchos cambios que asimilar te generan un torbellino de sentimientos. En efecto, los estudios demuestran que los niveles de felicidad disminuyen, y si no trabajas en ello, podrías desarrollar una depresión.

No hay duda de que la separación implica un cambio radical, perdiste a una persona muy importante en tu vida. Que ya no estará presente ni física ni emocionalmente. Esto te va a producir emociones intensas y contradictorias. Entre muchos otros, básicamente lo que se siente en una ruptura amorosa es como un coctel con los siguientes sentimientos.

  • Dolor
  • Tristeza
  • Culpa
  • Soledad
  • Miedo
  • Rabia

La buena noticia es que no eres una simple espectadora de los cambios en tu vida. Con un poco de conocimiento, voluntad personal y apoyo estratégico, puedes tener una recuperación saludable y rápida. Es por ello que en el artículo de hoy describo los sentimientos que desde mi experiencia son los más recurrentes.

¿Cómo se siente una ruptura amorosa?

La reacción a la separación es siempre más emocional que racional, de hecho, las emociones se solaparán de forma constante, haciendo difícil identificarlas y manejarlas. No es posible estimar cuanto tiempo te llevará superar el rompimiento. Te puedo decir que cada caso es diferente y dependerá de tu disposición de buscar herramientas y de tu decisión de querer avanzar en este proceso.

Pero las emociones experimentadas de qué se siente en una ruptura amorosa, variarán en función de los detalles particulares de tu ruptura. Por ejemplo, si la ruptura es inesperada, si es causada por una infidelidad, si hay terceras personas involucradas o es por la personalidad y madurez emocional de cada cual.

En resumen, los sentimientos que experimentarás incluyen algunos o todos de los que te mencionaba al inicio del post:

  • Dolor:

El dolor de una ruptura es real. Puede que no sea un dolor físico, pero sí tiene implicaciones físicas. Como la de sentir que es imposible levantarte de la cama o de ponerte en movimiento para cumplir tu rutina diaria.

Estudios con resonancia magnética funcional realizados por especialistas en funcionamiento cerebral muestran que las mismas partes del cerebro que se activan en el dolor físico, también se activan después de una ruptura amorosa.

Así que sí, el amor duele, y el desamor duele mucho más. Cada recuerdo va alimentando y profundizando el dolor. Por ello la recuperación es tan difícil y el proceso de asimilar el duelo toma su tiempo. Tampoco se irá por sí solo, necesitas trabajar en una reconstrucción constructiva a partir de ese dolor.

  • Tristeza:

La tristeza durante el proceso de ruptura puede extenderse de un periodo corto a un periodo largo, tras lo cual puede dar paso a la depresión. Dependerá de las condiciones de la separación, de la intensidad y lo traumático que se torne la relación con tu ex saber si podrás evolucionar positivamente.

En necesario permitirte estar triste para que los sentimientos fluyan de manera natural y avanzar de forma saludable asimilando la pérdida del amor. Solo no permitas que la tristeza se apodere de ti llevándote a un punto de desolación.

Llorar en medio de la ruptura es inevitable. Y aunque puede ser atractivo aislarte en casa o caer en la autocompasión; lo que en realidad necesitas es trabajar en la aceptación. Mantenerte activa, buscar una perspectiva optimista de los cambios y aferrarte a la búsqueda de bienestar personal.

  • Culpa:

Es inevitable buscar explicaciones al fracaso de la relación y a lo que se siente en una ruptura amorosa. Por lo general siempre uno de los dos tendrá más responsabilidad que el otro. Puede que optes por sentirte culpable y llenarte de remordimiento tu sola, pero existe también la peligrosa opción de echar toda la culpa a tu ex.

Siempre habrá sentimientos de culpa en mayor o menos intensidad. Ya que ves la ruptura como producto de errores o malas decisiones y te sientes mal por ello. Es importante admitir que más que culpa existe corresponsabilidad. La culpa no es toda tuya, ni totalmente de tu ex pareja. Y, sobre todo, la ruptura no se debe a que hay algo mal en ti.

  • Soledad:

Una de las principales razones para continuar en una relación es evitar la soledad. Paradójicamente puede ya no haber amor, felicidad y metas conjuntas entre la pareja. Sin embargo, se mantienen unidas para no dar el paso devuelta a la soltería. Pero esto es relativo, hay quien puede sentirse sola estando acompañada y hay quién logra sentirse plena, estado sola.

Lo que sí es cierto es que aceptar la soledad e ir adaptando tus rutinas es un paso indispensable para superar lo que se siente en la ruptura amorosa. Te sentirás sola, pero será momentáneo mientras logras potenciar la sensación de independencia y autonomía. La soledad es parte del proceso de duelo y sanación al recuperar tu visión individual de la vida.

  • Rabia:

Es muy común verse tentada a culpar a tu ex de todo lo que estás pasando. En esta fase también hay episodios de liberación de ira reprimida que no se expresó oportunamente durante la relación. Algunas mujeres optaran por buscar venganza de alguna manera, pero esto es un error que además de contraproducente, te impide avanzar hacia la aceptación.

Vas a vivir momentos de impotencia y frustración al no poder hacer nada para evitar el daño sufrido. Pero la rabia bien canalizada puede servir de impulso a la transformación, para reafirmar tu identidad y moverte hacia la recuperación de la dignidad y la autoestima. Rompiendo los lazos que te mantienen atada a tu ex y avanzar en la sanación.

  • Miedo:

Las rupturas amorosas son abrumadoras. Una de las palabras que más se repiten cuando las mujeres hablamos de divorcio es el miedo. Aunque concretamente sería mejor mencionar los miedos, ya que no es uno solo al que enfrentarás previo a la ruptura.

 En una ruptura amorosa  se sienten diferentes miedos

Los he enumerado en uno de los primeros artículos de este blog. También los fui describiendo uno a uno en la serie tengo miedo de divorciarme.

Sal de la espiral negativa que se siente en la ruptura amorosa

El manejo de las emociones es todo un desafío en lo que se siente en una ruptura amorosa, pero eso no significa que no puedas trabajar en ellas. Mejorar tu control emocional te permitirá adaptarte a las circunstancias y disminuir el desgaste mental. Los cambios son inevitables pero la evolución es opcional. Te invito a concentrarte en lo que sí puedes hacer por ti.

Hablemos de tus emociones en una sesión estratégica gratuita y trabajemos juntas en herramientas de gestión emocional. Contáctame a través del formulario de contacto o directamente a través de mi perfil de Instagram. Potencia tus habilidades en el entendimiento y control de las emociones, saca a relucir la mujer imparable que eres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te has suscrito a mi boletín semanal?

Tu privacidad es importante para mí,  utilizo la información
que me proporcionas para ponerse en contacto contigo en relación con contenido y  servicios relevantes para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en vidaliamora.com, consulta nuestra Política de Privacidad.

Mas Posts

Categorías