Serie – Tengo miedo de divorciarme: Miedo al fracaso – (4/10)

Tiempo de lectura: 3 mins
26 lecturas
Miedo al fracaso

Uno de los principales obstáculos al plantear una ruptura de pareja es el miedo al fracaso, curiosamente, es el mismo miedo al fracaso lo que en muchas ocasiones lleva a las parejas a no formalizar su relación por medio de la unión legal o religiosa. Desde luego no quieres sentirte fracasada o descubrir que tomaste una mala decisión, pero, ¿Es la separación realmente un fracaso?

Todo depende. Para algunas mujeres el verdadero fracaso es fingir que eres feliz en una relación cuando no es cierto, continuar en un matrimonio por costumbre o renuencia a asumir el control de tu vida.

Estoy segura que no es solo este miedo el que estás sintiendo sino una combinación de ellos. Por una parte, tienes miedo a asumir el fracaso de la relación, pero hay otros factores asociados como el miedo al conflicto, a asumir errores o al tsunami emocional, de los que hemos venido hablando en este blog.

Porque ciertamente una separación no es fácil, son tantas las decisiones a tomar y la incertidumbre que probablemente prefieras postergar la decisión hasta estar completamente segura o hasta que tu propia dignidad te reclama acción. Pero como he mencionado en otros artículos, una ruptura no es el fin del camino y siempre puedes volver a empezar.

 Un proyecto que llega a su fin: Miedo al fracaso

Pienso en cada relación amorosa como un proyecto de vida, no es el proyecto vital más importante de un individuo, pero casi. Esta elección determina no sólo tu presente sino tu futuro. Muchas mujeres no sopesan a veces la elección de pareja o se dejan llevar por razones equivocadas con muy lamentables resultados.

Una relación amorosa al igual que un proyecto supone una importante inversión de tiempo, energía, esfuerzos e incluso dinero. Donde ambos se comprometen a caminar juntos y poner lo mejor de sí en pos del bien común, de la pareja o de la familia. Pero, no son pocas las personas que piensan que poner fin a lo que un día fue un proyecto conjunto es fracasar en la vida, precisamente porque cuesta mucho aceptar que no terminó bien o no fue lo que esperabas.

Puedo asegurarte que el verdadero fracaso no es poner fin a la relación sino permanecer atada al sufrimiento y al dolor, pelear constantemente, sufrir violencia verbal o física, perder tu autonomía, la dependencia, las apariencias, los reproches y las constantes críticas. La separación es entonces un acto de amor propio. Y nada, absolutamente nada, ni siquiera el miedo al fracaso puede estar por encima de tu bienestar.

Por ello lo ideal no es concentrarse en lo fracasada que te sientes o en lo fracasada que te verán las otras personas sino en aceptar que definitivamente el proyecto que te planteaste tiempo atrás no es viable.

Es necesario hacer el balance respectivo y reconocer las señales porque sin duda el amor no murió en un día, se marchito de a poco. Las acciones o las omisiones, sin duda estaban allí, tal vez estabas muy ocupada o no querías reconocerlo, pero indicadores existían, siempre los hay.

Nuevas etapas

Todo proyecto que llega a su fin implica una nueva etapa se entienda así o no.  Se finaliza una etapa y nuevas perspectivas se abren para quien tiene la voluntad y la energía vital para volver a empezar, con otra persona o de vuelta a la soltería. Pero siempre es necesario un cierre y una transformación.

Lleva su tiempo asimilarlo, por supuesto, vivir el duelo, perdonarse y perdonar. Entre otras cosas reajustarse a un sistema de vida nuevo. Te ayudará a crecer aceptar las nuevas circunstancias y experiencias, asumir la ruptura como una oportunidad de crecimiento y desarrollo en lugar de algo que te hace infeliz, porque no es la disolución lo que te hace infeliz en sí. Es simplemente un punto final a situaciones que no debes o puedes tolerar.

Muchas veces el miedo al fracaso no es más que otra expresión del miedo a lo desconocido. Pero ten presente que el proceso de la ruptura no termina con la disolución del vínculo sino cuando en efecto recuperas tu equilibrio emocional. Cuando decides ver hacia adelante y planear en base al futuro. No tengas miedo de darte permiso de vivir de nuevo y descubrir una nueva versión de ti, seguramente más madura y sabia.

¿Por dónde empezar?

Esta es la pregunta más apremiante, sé que son muchos temores y las dudas en este momento. Los sentimientos y las emociones se intensifican y contraponen, al punto que no te dejan pensar con claridad.

Si me permites puedo acompañarte en el proceso, ayudarte a identificar tu situación actual y dibujar una ruta hacia tu estabilidad emocional. Como mentora de mujeres y life coach pondré en tus manos herramientas valiosas que te permitirán volver a brillar.

Estaré cerquita, a un click de distancia en el formulario de contacto o directamente a través de mis redes sociales para tu mayor comodidad. Sé cómo te sientes y tengo mucho que contarte, ¡No tengas miedo de dar nuevos pasos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te has suscrito a mi boletín semanal?

Tu privacidad es importante para mí,  utilizo la información
que me proporcionas para ponerse en contacto contigo en relación con contenido y  servicios relevantes para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en vidaliamora.com, consulta nuestra Política de Privacidad.

Mas Posts

Categorías