¡Me quiero divorciar pero tengo miedo!

Tiempo de lectura: 3 mins
25 lecturas
Me quiero divorciar pero tengo miedo

El miedo es una emoción primaria que nos acompaña durante la vida y el cual debemos aprender a sobrellevar. Sin embargo, ante una separación el miedo puede llegar a ser paralizante. Desde luego no es invencible pero sí representa un desafío en la vida de cualquier mujer. Por suerte no eres la primera ni la última a la que le tocó decir: ¡Me quiero divorciar pero tengo miedo!

En otro de mis artículos hablábamos del miedo al divorcio y específicamente enumeré 10 miedos característicos que surgen ante una separación. En esta oportunidad ahondaré en  lo que representa el miedo al divorcio desde una perspectiva emocional.

Sabemos que el miedo es una emoción displacentera, desagradable y por supuesto, indeseable. Es causada por la percepción de peligro o amenaza pero no te confundas, el miedo no es malo ni siquiera es tu enemigo a vencer. El miedo no es más que un mecanismo de defensa, esa alerta que te permite ponerte en resguardo y protegerte física o emocionalmente. Por lo que vayamos aceptando que el miedo es normal, natural y profundamente humano.

También el miedo está relacionado con otros sentimientos, miedo al fracaso, miedo a la muerte, miedo al ridículo y miedo al miedo, aunque parezca exagerado.

¿Qué hacer cuando “me quiero divorciar pero tengo miedo”?

En un primer momento sentir miedo es sinónimo de angustia y ansiedad pero es, sobre todo, el primer estadio de un proceso de adaptación que provoca una respuesta ya sea de huida, defensa, inmovilidad o sumisión. Mucho se ha dicho y estudiado en torno al miedo como reacción automática en situaciones de peligro real o imaginario. Y es que no siempre el miedo está bien fundamentado, a veces es sólo el producto del temor a afrontar situaciones desconocidas.

“Me quiero divorciar pero tengo miedo” puede ser otra manifestación del miedo a la soledad, a cambiar de estilo de vida, del miedo a sentirte fracasada o de lo que van a decir en tu entorno. Por lo que en caso de separación hay que saber mirar muy bien, qué es lo que este miedo quiere decirte y qué puedes hacer con él.

De esas respuestas dependerá el enfoque con el que vas a dar el paso a la separación. Puede ser desde afrontarlo como una posibilidad de crecimiento y desarrollo personal o en la excusa con la cual justificar todos tus fracasos. Desde luego que debes caminar hacia la primera opción, la que te permite redefinirte como persona y te permite realizar cambios importantes en tu presente sin abandonar la visión de futuro.

Gestión emocional para afrontar el miedo al divorcio

El miedo a la separación puede venir acompañado de dolor, agresividad e incertidumbre. Después de todo es una ruptura con la persona que amas o amaste:

  • El dolor profundo por la pérdida (recuerda que es un duelo) y como tal vas a pasar por cada una de sus etapas, como todo proceso tomará su tiempo, pero te recuperarás.
  • Agresividad, no solo con él o hacia ti misma sino con todo tu entorno. Una rabia que quieres expresar de mil formas y que mal canalizada puede causarte más problemas de los necesarios.
  • Mortificación/incertidumbre, por todo lo que te va a tocar vivir. El panorama puede no estar muy claro en este momento, pero siempre será mejor de lo que esperas, si estás dispuesta a dar los pasos adecuados.

Pero no todo es negativo porque hay 3 emociones que pueden reemplazar a las que mencionamos anteriormente y ayudarte a sanar:

  1. CONFIANZA, en ti y en tus capacidades. Potenciar la autoestima para afrontar mejor la adversidad y caminar con pie firme hacia una mejor situación.
  2. RESPETO, es entendible que estés a la defensiva y en algunos casos agresiva. Sin embargo, eso te va a desgastar. Una dosis alta de respeto sobre todo hacia ti misma te traerá tranquilidad y podrás manejar la situación de la mejor forma. Acepta lo que no puedes cambiar y asume que no eres responsable de las decisiones de tu ex-pareja.
  3. AGRADECIMIENTO, ante todo lo vivido: anécdotas, viajes, navidades o cumpleaños, atesora esos recuerdos en tu corazón y en tu mente como una etapa que te dejó muchos aprendizajes y experiencias. Ábrete a un nuevo mundo lleno de posibilidades de crecimiento.

 

No te invito a vencer los miedos, te invito a gestionarlos

En la actualidad la sociedad está más abierta a hablar de separaciones y divorcios, se aborda con más naturalidad. También hay más y mejores opciones de apoyo para hacer menos dolorosa esta etapa. Así que para empezar esa aterradora frase de: Me quiero divorciar pero tengo miedo, no tiene porque ser tan amenazante.

No era así años atrás, cuando me tocó separarme y muchas de las cosas que ahora sé me habría gustado tenerlas como recursos y herramientas a mi disposición. Conversemos acerca de cómo convertir la separación en un impulso para volver a brillar, sin miedos.

Cuando invito a las mujeres a buscar otra perspectiva de la separación su primera reacción es de duda o sorpresa, ¿puede haber un aspecto positivo en tener que empezar de nuevo?, mi respuesta es que sí. Estoy aquí para ayudarte a encontrarlo.

Además si el miedo que sientes te impide ver por dónde empezar, te invito a descargar mi guía 4 Pasos para Recuperarte de una Ruptura Amorosa en este 2020. Suscríbete a través del formulario y recíbelo en tu email completamente gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te has suscrito a mi boletín semanal?

Tu privacidad es importante para mí,  utilizo la información
que me proporcionas para ponerse en contacto contigo en relación con contenido y  servicios relevantes para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en vidaliamora.com, consulta nuestra Política de Privacidad.

Mas Posts

Categorías