Guía indispensable de las relaciones de pareja (Parte 2)

Tiempo de lectura: 4 mins
76 lecturas
Guía indispensable de las relaciones de pareja

En la primera parte de esta serie, abordé dos de los primeros componentes que considero claves para entender el funcionamiento de las relaciones de pareja: la comunicación y los hábitos o estilos personales. Elementos, como sabes, indispensables en la convivencia diaria y una mayor estabilidad.  También te mencioné otros ocho aspectos para completar un decálogo o breve guía de las relaciones de pareja.

Esta ocasión conocerás como los roles, la resolución de conflictos y la sexualidad intervienen y ponen a prueba la persistencia de la relación. Desde mi experiencia profesional al igual que la de vida he podido acompañar a muchas mujeres en sus procesos, hoy puedo ofrecerte un punto de apoyo desde la confidencialidad y la seguridad de no ser juzgada  por lo que has hecho. 

relacionde pareja vidalia mora

Responsabilidades dentro y fuera de la pareja

En la sociedad tanto como en la pareja cada uno asume roles en función de su experiencia, expectativa y deseos. En el caso de las mujeres, tienen un rol más específico y, lamentablemente, en ocasiones limitado.  El cuidado de tu pareja, de tus hijos y las tareas domésticas tiende a ocupar la mayor parte de tu tiempo. Y es poca la incidencia en el exterior. Se podría considerar un rol pasivo, socialmente hablando. 

Algunos de los hombres, debido a la cultura machista imperante, consideran que la mujer tiene asignadas labores específicas y no debe aspirar a otro tipo de logro o reconocimiento. Quizás haya quien decida dedicar su vida al hogar y está bien si esto le otorga satisfacción y felicidad. Pero no siempre es así, y surgen los conflictos de rol. 

Mujeres que también quieren desarrollar su lado independiente y profesional. Que demandan igualdad en la distribución de las tareas del hogar. O que aspiran un rol más activo del hombre en la paternidad. 

De más está decir que la imposibilidad de conciliar posturas puede poner la relación en jaque. La propia concepción de la pareja está actualmente en profunda transformación. Un esquema tan cambiante como los propios escenarios de la vida.

Discutir, no pelear.

Por muy unida que sea una pareja siempre surgen conflictos de distinta intensidad. Ahora que la fase inicial o de enamoramiento dio paso a la de la convivencia, hay muchas nuevas situaciones que acordar. Y es precisamente de la forma de resolver los conflictos que puede establecerse una mediana estabilidad. Pero no hay otra manera de resolverlos más que usando la negociación. Lo cual evidentemente involucra discutir, pero no desde la concepción negativa de la discusión como pelea, hablo de la discusión para exponer argumentos, opiniones y puntos de vista. 

Es completamente normal querer debatir y comentar los problemas según se van presentando. Lo que sí es que debes ir más allá de la crítica general o el reproche. Que va desgastando tanto a la relación como a tu pareja. Al punto de dinamitar el futuro juntos, en el peor de los casos. 

Así mismo, en una pelea nadie escucha a nadie y los conflictos reales permanecen sin resolver debajo de capaz interminables de quejas. Por lo que debes evitar los señalamientos de tipo personal, que hieren a tu contraparte. Recuerda, el objetivo de la discusión no es causar daño sino solucionar. 

También es importante estar dispuesta a otorgar la razón a tu pareja, cuando la tenga. Lo que requiere madurez, flexibilidad y empatía. Nadie tiene la razón todo el tiempo y si te concentras en ganar una discusión alejas las posibilidades de resolver sin resentimientos.

Ni el sexo es lo principal ni los problemas de pareja se resuelven en la cama

Si bien el sexo es un elemento indispensable de afecto, complicidad y placer, no es lo principal en una relación. No puedes esperar que la vida de pareja se desarrolle como al principio en la fase de enamoramiento. Puede que al inicio se sintieran mucho más enérgicos y románticos. Posteriormente, todo se volvió monótono y aburrido. Incluso puede que infrecuente. 

Aquí no estás evaluando cantidad sino calidad. ¿De qué serviría tener sexo todos los días si se aborda desde la obligación? Pero también es cierto que sin una vida sexual plena y satisfactoria es muy difícil que una pareja funcione

La espontaneidad, el juego previo y el disfrute son factores que debes tomar en cuenta. ¿Qué tan conectados sientes que están a nivel de intimidad?; a veces la expresión de caricias y cariño puede ser un plus de compañerismo sin necesidad de llegar al encuentro sexual.   

Sabes que con el tiempo la frecuencia sexual sufre alteraciones y se establece una nueva dinámica. Pero si la falta de deseo se vuelve permanente podría ser producto de otros factores como el stress o el aburrimiento. Muchas veces los problemas sexuales esconden problemas a nivel más profundo. Desde luego que identificarlos requiere un trabajo de exploración personal y profesional.

Es común también escuchar que muchas parejas se reconcilian en la cama. Esto no es más que un mito. ¿Crees que tener sexo después de una fuerte discusión es una manera de dar respuesta a un conflicto? ¿No estarás posponiendo o evitando un abordaje serio del problema?

Y además, tampoco es cierto que aumentar el número de relaciones a la semana hace que la relación vaya mejor. En ningún manual o guía de las relaciones de pareja vas a encontrar establecido el número de veces que se considera adecuado. Muchas otras cosas también influyen, como vimos en la primera parte de la guía de las relaciones de pareja y como veremos en el siguiente artículo.

Por cierto, aquí puedes suscribirte a mi blog y estar alerta las próximas entradas.

Demás está decir que si al leer esta guía de las relaciones de pareja te identificaste. O si notaste conflictos con tu pareja en una de estas tres áreas, siempre podrás contactarme.

Agenda directamente en mi calendario

En el horario que consideres conveniente

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te has suscrito a mi boletín semanal?

Tu privacidad es importante para mí,  utilizo la información
que me proporcionas para ponerse en contacto contigo en relación con contenido y  servicios relevantes para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en vidaliamora.com, consulta nuestra Política de Privacidad.

Mas Posts

Categorías