3 razones para no invertir tiempo en pelear con tu pareja

Tiempo de lectura: 3 mins
59 lecturas
pelear con tu pareja

Sin duda hay muchas formas de invertir o malgastar el tiempo y la peor forma de perder el tiempo es pelear con tu pareja. Cuando las discusiones se vuelven rutina cotidiana y más que una contingencia parecen ser la norma, es momento de revisar la relación y replantear la situación.

Voy a ser sincera, las discusiones de pareja son inevitables. Es imposible creer que no van a surgir desacuerdos y que la vida juntos será una historia de felices por siempre. La relación puede por supuesto mantenerse en el tiempo pero una larga lista de acuerdos, negociaciones, conversaciones, desavenencias, tratos y convenios estarán detrás.

Como he comentado en otras oportunidades, la vida en pareja no se definió el día del compromiso o el día del “sí, acepto”, se define cada día a través de un compromiso diario con esa persona y con el sentimiento que los une. No es extraño que las personas cambien a través del tiempo, lo que no debe cambiar es la necesidad de compartir una vida en común. Sin embargo, esto no siempre es posible y aparecen las diferencias de opinión, de caracteres o de prioridades.

La manifestación más palpable de estas divergencias son las peleas constantes y los conflictos recurrentes que poco a poco socaban el amor y van dejando heridas y cicatrices. Muchas veces crees que son solo diferencias mínimas o discusiones pasajeras pero son esas las que al final dan paso a las grandes motivos de la separación. Es por ello que quiero ofrecerte tres razones para no invertir tiempo en pelear con tu pareja y concentrar tu energía en la resolución del problema.

Razones para no invertir tiempo en pelear con tu pareja:

  1. Evitar que se acumule el resentimiento

Cuando estamos molestos decimos cosas que nos avergüenzan después. ¿No te ha pasado que en medio de la rabia dices cosas para desahogarte?, es así porque la emoción secuestra a la razón y respondes sin pensar demasiado.

En ocasiones la única intención de la pelea es herir y confrontar. También se da el caso de que algo que no tiene nada que ver termina detonando una reacción en cadena en la que aprovechas para pasar listado de lo más mínimo.

Una discusión que tiene como objetivo imponerte y humillar al otro siempre causará resentimientos. Así que en lugar de invertir tiempo en pelear con tu pareja identifica primero las áreas sensibles, los problemas que piensas se deben atender y busca un espacio para plantearlos no con el propósito de “salir ganando” más bien con la idea de ganar-ganar.

  1. Adoptar una postura constructiva

Discutir puede servir de catarsis pero es un ejercicio peligroso. No pienses en la discusión como una batalla en la que ganas o pierdes, sino como la oportunidad de exponer tus puntos de vista con el propósito de mejorar la relación. Adoptar la postura constructiva te da la oportunidad de pensar bien lo que vas a decir y preparar tus argumentos en consecuencia.

Además, el tiempo que inviertes en pelear con tu pareja siempre será mejor utilizado si planteas los mismos conflictos pero con amor y comprensión. También derribarás los principales obstáculos que causan ruido y deterioran la relación como los insultos, la humillación y las ofensas.

Si adquieres el hábito de conversar con tu pareja cuando surgen las diferencias te será mucho más fácil plantear tus demandas o aspiraciones cuando aparezcan.

  1. Discutir no soluciona nada

Las discusiones desgastan, aturden y alejan, me atrevería a decir que en muy poquísimos casos producen soluciones. Hay quien confunde identificar un problema con juzgar o hallar culpables. Ten siempre presente que el conflicto no se soluciona por la discusión sino por la acción conjunta de las partes en encontrar puntos de equilibrio.

No se trata de evitar la pelea o de omitir las diferencias, para nada. Es en realidad hacerte consciente del propósito de la discusión. Poner sobre la mesa las cosas que no nos gustan ayuda a que esa conducta no se vuelva a repetir, pero aquí importa tanto el fondo como la forma.

Ponerse a la defensiva o tomar muchas veces las diferencias como tema personal tampoco ayuda a la resolución. Es un error común pensar que el enfrentamiento se reduce a un campo de batalla, en la que uno de los dos lados vence.

En lugar de pelear con tu pareja contantemente busca herramientas para  mejorar juntos

Es claro que las parejas entran en espirales auto destructivas sin darse cuenta. Tal vez estás tan acostumbrada a las discusiones cotidianas que se ha vuelto para ustedes un deporte. De más está decir que discutir todos los días o varias veces al día no es sano. Así que si te sientes identificada contáctame a través del formulario o directamente en mi perfil de Instagram.

Aprende a comunicar de forma asertiva y deja atrás las desgastantes discusiones. Permíteme ayudarte a evaluar las razones por las que estás discutiendo constantemente y trabajemos juntas en acciones para la rectificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te has suscrito a mi boletín semanal?

Tu privacidad es importante para mí,  utilizo la información
que me proporcionas para ponerse en contacto contigo en relación con contenido y  servicios relevantes para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en vidaliamora.com, consulta nuestra Política de Privacidad.

Mas Posts

Categorías